Los síntomas de la gonorrea en el hombre son generalmente alarmantes, por lo que no suele haber demora en acudir al médico, lo que permite realizar el diagnóstico con prontitud. Sin embargo en el caso de las mujeres y en las localizaciones extragenitales el diagnóstico puede resultar más complicado al ser los síntomas más leves o inexistentes. El tratamiento de la gonorrea también presenta diferencias según el órgano en el que se haya manifestado la infección.

Diagnóstico de la gonorrea

Cultivo

El aislamiento de N. gonorrhoeae mediante cultivo es el método estándar para el diagnóstico. Es una técnica sensible, barata y la única prueba validada para el diagnóstico de la infección rectal y faríngea. Además presenta la ventaja de realizar el estudio de sensibilidad a antibióticos. Para el cultivo se utilizan medios selectivos con antibióticos como agar Thayer-Martin modificado y medios no selectivos como agar chocolate. Según los síntomas y la localización de la infección se recogerán muestras uretrales o endocervicales, y en caso de practicas anales receptivas, del recto. En caso de que existiera sospecha de infección gonocócica y síntomas de faringitis se deberá tomar muestra faringea. Puesto que N. gonorrhoeae es un microorganismo que no es capaz de sobrevivir mucho tiempo fuera del hospedador, es preferible realizar la inoculación de los medios de cultivo inmediatamente después de la toma de muestra, es por esto que la mayoría de los laboratorios realizan la siembra en el momento de la toma.

Técnicas de amplificación de ácidos nucléicos

Existen muchas técnicas de amplificación de ácidos nucléicos basadas en PCR que se caracterizan por tener una sensibilidad similar a la del cultivo pero mayor especificidad. Presentan ventajas en el manejo de las muestras, puesto que pueden ser usadas en muestras no validas para cultivo, como muestras de orina, o muestras vaginales recogidas por la propia paciente.

Tinción de Gram

La visualización al microscopio de la tinción de Gram de la secreción uretral del varón permite el diagnóstico si observamos diplococos gramnegativos en relación con leucocitos polimorfonucleares. Se calcula que la sensibilidad es del 95% aproximadamente en hombres con uretritis sintomática. Sin embargo en hombres con uretritis asintomática, o en muestras cervicales o rectales no llega al 50%. La presencia de otras especies de Neisseria indistinguibles morfológicamente del gonococo en la faringe limita su utilidad en dicha localización.

Tratamiento de la gonorrea

La sensibilidad de N. gonorrhoeae es variable según áreas geográficas y distintas poblaciones, y puede cambiar a lo largo del tiempo. Habitualmente el tratamiento se realiza empíricamente, es decir, sin saber a ciencia cierta el patrón de sensibilidad del gonococo que causa la infección. Es conveniente mencionar que en caso de presentar alguno de los síntomas de la gonorrea es necesario acudir al médico e Atención Primaria, o a un centro especializado en enfermedades de transmisión sexual para realizar un estudio completo. El tratamiento de la infección gonocócica se resume en la siguiente tabla.

Infección no complicada de Cervix, Uretra, y Recto
Cefixima 400 mg VO en una única dosis
Ceftriaxona 125 mg IM en una única dosis
Infección faríngea
Ceftriaxona 250 mg IM en una única dosis
Conjuntivitis (excluyendo Ophthalmia Neonatorum)
Ceftriaxona 1 g IM en una única dosis
Infección Gonococica Diseminada
Ceftriaxona 1 g IM o IV cada 24h durante 24-48h tras la mejoría, pasando a terapia oral hasta completar 1 semana en total de tratamiento antibiótico con cefixima 400 mg VO cada 12h
Meningitis y Endocarditis
Ceftriaxona 1-2 g IV cada 12h durante 10-14 días (meningitis) o 4 semanas (endocarditis)
Ophthalmia Neonatorum
Ceftriaxona 25-50 mg/kg IV o IM en una única dosis, sin superar 125 mg